El plan de negocios ha muerto: Larga vida al modelo esbelto.
Uncategorized

El plan de negocios ha muerto: Larga vida al modelo esbelto.

October 23, 2017

Un par de meses atrás, Bernie Schroeder nos dijo en una de sus clases en la Universidad Estatal de San Diego que nunca había existido en la historia un momento mejor al que tenemos hoy para vivir.

¿Quieres vender un producto? Sólo hazlo. ¿Quieres realizar un servicio? Sólo entrégalo. ¿Quieres crear una compañía? Créala. La realidad en la que nos encontramos hoy nos trae nuevos productos y servicios a una velocidad tan vertiginosa que ni siquiera lo vemos venir. Es decir, apenas hace poco más de 10 años la industria del MP3 evolucionó hasta dejarnos lo que hoy conocemos como smartphone.

Las altas velocidades son la nueva constante

Mira para cualquier lado que gustes: comida transgénica, tecnología de geolocalización, Wi-Fi, internet de las cosas, big data, machine learning, inteligencia artificial. Las compañías están inyectando nuevas propuestas de valor al mercado de manera más rápida que nunca, y como emprendedor, debes aceptar que esa nueva velocidad es el comportamiento normal de los negocios en la actualidad, lo que precisamente te obliga a tomar las oportunidades lo más rápido posible.

Es esta increíble velocidad lo que hace que lo que yo llamo ventanas de oportunidad se abran y cierren tan rápido, por lo que en el mundo startupero actual, no puedes darte el lujo de sentarte 6 meses a armar un complejo plan para llevar tu idea al mercado y que cuando termines ya esté desactualizado o alguien se te haya adelantado.

En esencia, esa es la razón por la que el plan de negocios ha muerto.

¿Cómo empezar, entonces?

Si no debería hacer un plan de negocios, ¿entonces qué hago?, ¿construyo un prototipo?, ¿busco inversionistas?, ¿me asocio con alguien?, o ¿me lanzo a la aventura sin tener idea de lo que hago? Para que puedas entender un poco mejor, echemos un vistazo a cómo las cosas se suelen hacer y porqué ya no son tan competitivas:

Emprendedor + Plan de Negocios + Capital de Riesgo = Nueva Empresa.

En los tempranos 60s, la cultura de negocios en las mejores universidades de EEUU cercanas a Silicon Valley enseñaban esta fórmula como una verdad absoluta en el proceso de creación de empresas exitosas. Sin embargo, muchas de las grandes compañías de la actualidad no pasaron por ese proceso ni de lejos. Tan sólo hay que ver a Facebook, quienes a los pocos meses lidiaban con montones de usuarios y les preocupaba que su red no se cayera porque no había mucho dinero para comprar servidores.

Si el plan de negocios parece ser la opción lógica para crear una empresa, entonces, ¿qué es lo que está mal?

  1. La cantidad de oportunidades se ha incrementado: Desde dinero de familia y amigos, hasta crowdfunding y Ofertas Iniciales de Criptomonedas (ICOs en inglés), la cantidad de formas en las que puedes empezar es increíble. Además, ya existen más inversionistas dispuestos a invertir en empresas que no sean precisamente de tecnología, por lo que, aunque un fondo de capital de riesgo no le interese invertir en una foodtruck de burritos, eso no les impide convertirse en una empresa exitosa a través de otros medios.
  2. Mercados apareciendo de la noche a la mañana: ¿Deberías de arriesgarte a que tu ventana de oportunidad se cierre porque te dedicaste de 4 a 6 meses en armar tu plan de negocios? Probablemente no.
    Si no estás seguro de que ésta aseveración sea verdad, tan sólo piensa en que apenas se anuncia un nuevo smartphone, y todos los gadgets habidos y por haber ya están a la venta en tu centro comercial más cercano.
  3. Necesidad de flexibilidad y agilidad: Si has hecho un plan de negocios sabrás que tienes que definir cada mínimo detalle, pero generalmente no permanecerán siempre así en el futuro. En la actualidad, es la capacidad de adaptación de una empresa lo que determina su éxito, por lo que un plan de negocios probablemente te hará apegarte tan rígidamente a los detalles, que su resistencia al cambio podría representar la muerte de tu empresa.
  4. La información cambia todavía más rápido: Un plan de negocios está obsoleto para el momento en el que se se termina, porque todos los costos asociados, la industria, tus consumidores, las tecnologías e incluso tu equipo, habrá cambiado, y sin importar lo marginal del cambio, todos tus datos proyectados estarán un par de meses en el pasado. Suficiente para dejar de ser competitivo.
El tiempo es crucial para empezar

A pesar de lo anterior, el modelo tradicional de hacer tu modelo de negocios e ir a pedir un préstamo o una inversión de un fondo de capital probablemente nunca muera, ya que tiene su parte importante dentro del ecosistema. Sin embargo, en vez de realizar todo el proceso tradicional para pararte frente a inversionistas que de todos modos era muy probable que no te dieran dinero, deberías adoptar lo que Bernard Schroeder, -autor de Fail Fast or Win Big-, describe como un Modelo de Trabajo Esbelto (Lean Model Framework).

El modelo esbelto y sus 4 ejes de acción:

Bernard Schroeder es un experimentado hombre de negocios y marketing que actualmente dirige el Instituto de Emprendimiento Lavin en la Universidad Estatal de San Diego, y resume todos sus años de experiencia en un modelo central para el emprendimiento que permite hacerlo de manera ágil y captando el mayor aprendizaje posible en el proceso.

Personalmente es uno de los aprendizajes que más me gusta compartir, porque soy de la idea de que las cosas se hacen y punto. Mucha papelería es demasiado tiempo fuera del campo, y los 4 ejes de acción sobre los que se sostiene este modelo representan muy bien esta idea, además de ser muy sencillos de entender, y a su vez, tremendamente prácticos:

LeanModel Framework
  1. Austeridad de recursos: Trata de tener una mentalidad que esté orientada a hacer menos con más. Busca la manera de crear tu empresa de la manera más austera posible apalancándote de lo que tengas a tu alcance
  2. Modelo de negocios: Concéntrate en entender bien la industria, sus tendencias y los comportamientos de los consumidores, para que puedas diseñar un modelo de negocios que puedas validar en menos de 6 semanas, hablando con potenciales clientes.
  3. Prototipado rápido: Utiliza tu falta de estructura y recursos como una ventaja. Lleva tu propuesta de valor al mercado de la manera más sencilla y rápida que sea posible para poder identificar áreas de oportunidad, y sin importar qué tan pulida esté la propuesta. Recuerda que si tu producto o servicio no te da vergüenza cuando sale al mercado, es que vas tarde. La información que obtendrás vale más que un montón de especulaciones.
  4. La verdad del consumidor: Además de seleccionar al mercado adecuado, es de crítica importancia hablar con tus potenciales clientes, ya que eso te dará la oportunidad de entender si debes seguir el camino, cambiar parcial o totalmente, o bien, abandonar definitivamente.

En conclusión, la óptica de negocios para los nuevos emprendedores debe adaptarse a la velocidad del mercado, y dicho ajuste debe permitirles moverse rápido y al menor costo posible, para aprovechar las oportunidades que están en frente de la manera más adecuada.

Esto es resultado de que la forma tradicional que dicta que hay que hacer un plan de negocios y luego pitchearlo ante inversionistas está quedando al margen de otras opciones de fondeo y otras estrategias de trabajo como el Modelo Esbelto, que nacen de un re-enfoque orientado a la velocidad y el fallo rápido para aprender la mayor cantidad de información.

Sé que en México la cultura de negocios está muy arraigada y tiene un estilo muy propio, sin embargo, la ola de comportamiento en temas de innovación y creación de negocios está siguiendo esta tendencia, por lo que te invito a que tomes esta mentalidad orientada a los resultados, ya que eventualmente el mundo lo hará, y entre más rápido seas, recuerda, es mejor.

-E.G.

0

Follow Ernesto García on

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *