¿Porqué el gobierno debe sí o sí colaborar con el Venture Capital?
Uncategorized

¿Porqué el gobierno debe sí o sí colaborar con el Venture Capital?

October 9, 2017

El incremento sin precedentes que ha tenido el desarrollo de empresas emergentes de base tecnológica -también conocidas como Startups– ha sido el principal protagonista de los diarios internacionales, que han ido conduciendo a los gobiernos a implementar mecanismos de desarrollo que involucren de alguna manera a los emprendedores detrás de estas empresas. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos significativos del gobierno mexicano, aún existe una brecha entre la creación de empresas de alta tecnología y su financiamiento, lo cual es crítico para garantizar crecimiento económico.

Si bien existen diferentes mecanismos de financiación para empresas emergentes, existe una falta de enfoque importante hacia el desarrollo, fondeo y comercialización de PyMES de base tecnológica, las cuales en conjunto con fondos de Venture Capital (VC), han resultado en empresas exitosas que elevan el nivel de desarrollo económico de los países, tal como es el caso de Israel, donde la industria del VC provee la oportunidad a los emprendedores de explotar la tecnología y convertirla en innovaciones comercializables (Wonglimpiyarat, 2015), y en cuyo caso, los planes gubernamentales tuvieron un papel fundamental en la creación de esta cultura económica al estilo de Silicon Valley, por lo que es necesario que el gobierno impulse los potenciales detonantes de una economía tecnológica en conjunto con las firmas de VC para asegurar e incrementar el desarrollo económico en México.

Aquí demostraré tres razones centrales por las cuáles el gobierno debe sí o sí fomentar la industria del Venture Capital; la primera es la respuesta a la pregunta: ¿por qué es importante desarrollar un ecosistema sólido de capital de riesgo en México?; la segunda razón justifica por qué son positivos para la economía los fondos de capital de riesgo impulsados por el gobierno y, finalmente, la tercera es el establecimiento de un nexo entre el desarrollo de startups universitarias a través del Venture Capital.

Hablar de un ecosistema alrededor del capital de riesgo es hablar de cómo solidificar esa industria, y es que al existir un fomento importante en México para el desarrollo emprendedor, se puede crear una relación entre las empresas incipientes, estos fondos y el gobierno. No obstante, no se ve muy claro un esfuerzo para su desarrollo.

Una prueba importante de la efectividad de un programa gubernamental de VC es el programa Yozma en Israel, que fue creado en el año 1993 por el gobierno israelí para proveer apoyo económico para la habilitación de clústeres de alta tecnología, y que impulsó al país desde ser una nación asediada por la desgracia de la guerra a convertirse en uno de los principales centros de innovación y creación de empresas a nivel mundial. (Wonglimpiyarat, 2015).

El programa Yozma es digno de un análisis extenso fuera de este ensayo, pero en resumen, es un modelo de apoyo gubernamental a las firmas de capital de riesgo como co-inversión donde participan los fondos públicos y privados, pero las primeras ganancias son percibidas por firmas privadas, y en caso de pérdidas, estas las absorbe el gobierno, creando un incentivo económico para la inversión extranjera.

El programa Yozma le valió a Israel su recuperación económica y el la rivalidad por el título de capital mundial de la innovación frente a Silicon Valley.

Lo anterior demuestra que, sin importar las condiciones políticas de un país, un programa desarrollado de la manera correcta puede impulsar de manera acelerada el crecimiento económico del país, por lo que en México se puede aprovechar la gran riqueza en recursos naturales y el talento local, siempre y cuando el gobierno considere la inclusión de la academia, la sociedad y los pequeños empresarios para generar un desarrollo compuesto sostenido.

Esta proposición de desarrollar un ecosistema que impulse a la industria del Venture Capital sirve como primer paso para explicar por qué el fomento gubernamental del desarrollo de firmas de financiación de este tipo son importantes para la concentración de empresas tecnológicas que eleven la calidad de emprendimientos tecnológicos en México es que las empresas de alta tecnología en Europa son reconocidas por ser uno de los principales vehículos de revitalización económica, cerrando la brecha competitiva con otros países más desarrollados en términos de conocimientos científicos (Grilli & Murtinu, 2014).

Para esto, Mason (2016) reconoce cuatro modelos genéricos de fondos de capital de riesgo impulsados por el gobierno. Primero, aquel que puede tomar la forma de un fondo con dinero gubernamental y administrado por funcionarios públicos. Segundo, aquel donde se contratan profesionales para la inversión del dinero público en PyMES. El tercero es un híbrido como el programa Yozma, que también es administrado por profesionales externos al gobierno. Finalmente, el cuarto es un modelo de co-inversión donde el gobierno invierte junto a firmas privadas en un modelo pasivo, pero bajo los mismos términos y condiciones.

Cualquiera que sea el modelo, existen pruebas de que la colaboración entre gobierno y firmas de Venture Capital ha sido poco efectiva, pero gracias a una falta de enfoque del financiamiento, que no se dirige hacia el desarrollo de clústeres de alta tecnología. (Nightingale et al. citados en Mason, 2016).

A partir de esto, se demuestra que la razón de que las firmas de capital de riesgo en México estén concentradas en los núcleos económicos más desarrollados responde a esta problemática, por lo que es óptimo que la colaboración entre los fondos públicos y privados para que el fondeo de PyMES de base tecnológica detecte las áreas de oportunidad para construir o impulsar los clústeres tecnológicos del país sean la estrategia primordial.

Finalmente, es necesario justificar cómo influyen las firmas inversoras privadas para el desarrollo de startups universitarias, y es que éstas son también los detonantes de empresas basadas en conocimientos científicos, que se caracterizan por ser líderes del desarrollo en los países más sólidos económicamente.

De acuerdo al estudio realizado por Rodríguez, López y Pazos (2015), donde se analizó el impacto de la participación de firmas capital de riesgo con empresas universitarias en España en el período de 1998 y 2010, se encontró que la tasa de crecimiento anual de las ventas en estas PyMES es de 303,6% y el incremento anual promedio de empleados es de 47,5%.

Aunque se han encontrado evidencias de que los fondos de capital de riesgo privados ofrecen más apoyo en el proceso de desarrollo de la empresa (Luukkonen, citado en Colombo et al., 2016), los estudios muestran que los fondos incentivados gubernamentalmente también ejercen fuerte aporte al desarrollo empresarial.

A raíz de este estudio, se puede decir que si bien las firmas de Venture Capital privadas ofrecen más experiencia, es preferible tener más fondos auspiciados por el gobierno en colaboración con organismos privados, que mantener los pocos fondos de riesgo que existen, para potencializar la creación de empresas exitosas desde las aulas de las escuelas en México, apostando por el futuro desarrollo económico.

En conclusión, para crear un ecosistema alrededor de la industria del Venture Capital es necesario que el gobierno mexicano incorpore dentro de sus planes del fomento al emprendimiento un plan para la co-inversión entre fondos privados locales y extranjeros y el dinero público para detonar una economía con empresas de base tecnológica, con miras a incrementar el desarrollo económico en México por las próximas décadas, y eche mano de la infraestructura ya creada en los últimos años, para capitalizar correctamente el talento e impulsar las spin-offs universitarias.

Referencias

Colombo, M. G., Cumming, D. J., & Vismara, S. (2016). Governmental venture capital for innovative young firms. The Journal of Technology Transfer, 41(1), 10–24.

Grilli, L., & Murtinu, S. (2014). Government, venture capital and the growth of European high-tech entrepreneurial firms. Research Policy, 43(9), 1523–1543.

Mason, C. (2016). Promoting High-Growth Entrepreneurship in Peripheral Regions: a Critique of Government Sponsored Venture Capital Funds. Welsh Economic Review, 24, 36–41.

Rodríguez Gulías, M. J., López, S. F., & Pazos, D. R. (2015). Efecto del capital riesgo sobre el crecimiento de las spin-offs universitarias. Revista Española de Capital Riesgo, (3).

Wonglimpiyarat, J. (2015). Mechanisms behind the successful VC nation of israel.The Journal of Private Equity, 18(4), 82–89.

0

Follow Ernesto García on

Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *